Follow by Email

martes, 29 de marzo de 2011

DEMOCRACIA CONSOLIDADA, REPUBLICA DEFICIENTE Y UN FISCAL AHÍ


Reproduzco a continuación un extracto de una noticia aparecida en el diario Ámbito Financiero del día 29 de marzo:
“Ayer el Tribunal Electoral declaró nula una segunda mesa por irregularidades -entre las dos suman cerca de 575 votantes- y el candidato a gobernador del kirchnerismo, Carlos Eliceche, volvió a reclamar la apertura de las 1.133 urnas -como en los comicios locales de 1983- para hacer un recuento voto a voto y «legitimar» así al ganador de la compulsa (hasta ahora recibió ese tratamiento especial sólo 10% de las urnas).”
“…una supervisora escolar encontró tirados 83 sobres vacíos y con las firmas de todos los fiscales.”
Es increíble que sigan sucediendo este tipo de actos fraudulentos a esta altura de nuestra sensible democracia. Es muy serio.
Sin embargo, los principios de “poliarquía” democráticos están mínimamente asegurados en nuestro país, lo que tenemos es una seria deficiencia republicana.
Es decir que sufrimos de una “República deficiente” que no se consolidó y que sigue en el limbo de la transición, con instituciones sumamente débiles y en estado de acoso permanente por los free riders que se benefician por mantenerse en el poder.
Sucede que, en nuestro país, no se aprecia la importancia de la división de los poderes (más precisamente el check and balance) para poner un freno al poder, sino que la división de poderes es una dádiva de nuestro amado sistema caudillista centralista, un mal menor, algo que está.
El sistema republicano existe por el recelo entre los miembros de los poderes, esto es por el control mutuo, así como para evitar la concentración y permitir la alternancia en el poder, no es un capricho, ni una concesión. En Argentina persiste la visión benévola del poder, el líder visionario y el “miedo a la libertad” como decía Fromm.
Es necesario dar nuevos bríos al sistema republicano y pegar el gran salto, sino sigamos haciéndonos un pic nic con las miserias ajenas.
PD: comprometerse como fiscales y autoridades de mesa es un deber cívico que habría que alentar, sin fiscales es como “pagar por algo, no contar el vuelto y después quejarse porque creemos que fuimos víctimas de un fraude”. Por más inútil que parezca la tarea, es una cuestión muy importante que requiere mínimos conocimientos en aritmética (si hay 10 votos, debe haber 10 sobres y 10, o menos, electores)… en suma ¡¡¡GANAMOS TODOS!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario