Follow by Email

jueves, 31 de marzo de 2011

“PREMIO MAYOR” Y “PREMIO CONSUELO” EN EL MUNDO DE LAS COLECTORAS

Están de moda. En algunos casos fueron exitosas. Sin embargo, también alientan una gran dispersión de votos.
Como ejercicio puede decirse que permiten asegurar el lugar para un candidato a un cargo Ejecutivo: Presidente, Gobernador e Intendente (y sus respectivos “vices”), es decir “¡¡una forma de asegurarse el premio mayor!!”, pero ¿qué sucede con los “premios consuelos”?
Por los “premios consuelos” se desata una feroz lucha que termina convalidando al mejor postor: aquel que tiene más aparato o dinero para sostener una campaña. Los “premios consuelo” son los cargos legislativos qué, en nuestro sistema sábana y colector, se transforma en quién encabeza la fórmula porque es casi seguro (si no se lo llevan preso por fraude –chascarrillo chubutense–) que el resto de la lista no entra “ni a palos”.
Está bien, algunos dirán “se van a esforzar más en las campañas”, aunque también mentirán más; mientras que el primero hace la plancha.
Esto, paradójicamente, deja en minoría a la oposición, ya que es más difícil ponerse de acuerdo y no existe disciplina partidaria a que apelar, además de permitir que algunos advenedizos ya no se preocupen más por su jubilación. Democracia y república en baja.
PD: es muy triste para un candidato al “Premio Mayor” (Ejecutivo) perder por muy poco por las listas colectoras, sino pregúntenle a José Brillo, candidato del MPN en el 2007 a la Intendencia neuquina. Pero también es triste para los que van por el “Premio Consuelo” quedar afuera cuando los socios les birlan algunos votitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario