Follow by Email

viernes, 1 de abril de 2011

Extracto de una nota del diario Ambito Financiero sobre Armenia

La nota que sigue es del diario Ambito Financiero del día 1 de abril de 2011 y es interesante ver como la libertad sigue siendo nuestro mayor valor, por encima de las necesidades básicas, un extracto de la misma:
Por: Ara Tadevosian
Ereván - Los jóvenes iraníes han encontrado en la vecina Armenia un oasis de libertad donde pueden beber alcohol, soltarse el pelo y quitarse el velo sin miedo a ser detenidos por la Guardia Revolucionaria.

El año nuevo persa o Nooruz, una fiesta de casi tres mil años de antigüedad en la que se conmemora el fin del invierno y el inicio de la primavera, es la excusa perfecta para los iraníes que desean viajar al extranjero.

«Los hombres pueden acudir a los bares y consumir bebidas alcohólicas. Las mujeres se pasean por las calles sin los tradicionales vestidos negros y sin velo sobre sus cabezas», agregó... Otra de las prácticas que más echan de menos los habitantes de la República Islámica es el baile, por lo que aprovechan su estancia en el país caucásico para «recorrer todas las discotecas» de Ereván.

Las discotecas de la capital armenia se han vuelto tan populares entre los iraníes que sus dueños han contratado a DJ persas, que hacen todas las noches las delicias de los jóvenes.

Mi esposa sabe nadar, pero sólo puede hacerlo con un chador, tapada de pies a cabeza», aseguró Mahmud Alí Reza, turista iraní que ha visitado ya tres veces este país vecino.

«Durante las dos semanas de celebraciones del año nuevo, entre 10.000 y 20.000 iraníes visitan este país. En su mayoría rondan los 20 años, pero también vienen familias con niños», señala Donian.

Según el jefe de la Secretaría de Turismo del Ministerio de Economía armenio, Mejak Apresian, Armenia recibirá este Nooruz hasta 30.000 iraníes, que viajan en avión, autobús y también en coche.

«En 2010 unos 120.000 iraníes cruzaron la frontera. En promedio, los turistas iraníes se gastan unos mil dólares», comentó el funcionario, quien destacó que el año pasado aumentó un 40% el número de visitantes procedentes del país vecino.

La presencia de los iraníes ha sido muy bien recibida por los armenios, en particular por la industria turística, muy poco desarrollada en un país cuya economía depende en gran medida de las remesas de sus numerosas diásporas.

«Los iraníes son gente tranquila y pacífica. Nunca ha habido ningún incidente. El problema es que no hay suficientes hoteles, por lo que los turistas tienen que hospedarse en pisos privados, lo que es muy caro», dijo Donian. 










 


No hay comentarios:

Publicar un comentario