Follow by Email

domingo, 22 de mayo de 2011

Indignados o la pereza de hacer las cosas por uno mismo

Los "indignados" españoles están siendo muy famosos por estos días, se los quiere comparar con los movimientos de los países árabes, con Argentina y, algunos piensan también, con la primavera de Praga.

Nunca tan lejos como todo esto, ni se parecen cada uno de los casos, empecemos por el más antiguo:
  1. Praga, 1968, en pleno régimen socialista se dan una serie de liberalizaciones que terminan siendo aplastadas por el ejército soviético. Falta total de democracia.
  2. Argentina, 2001, luego de una década de convertibilidad (restricción de emisión monetaria sin respaldo) el Estado tiene una deuda pública muy grande y déficits crecientes en algunas provincias y bancos también estatales entran en default y el Estado Argentino, que ya coqueteaba con la devaluación desde las elecciones de 1999, aprovechan la ocasión para vender la falsa ilusión del "tipo de cambio competitivo", es decir, devaluación + ingresos del estado en dolares + capacidad ociosa + gran inversión en bienes de capital + mano de obra de baja productividad ociosa + cansancio moral por varios actos de corrupción originados en la venta de activos del Estado.
  3. Países del Cercano Oriente, 2011, en su mayoría árabe, son países con: ausencia de libertad, falta de economía de mercado, escaseses varias, pre modernos en su concepción social.
Por lo tanto, España, 2011 está viviendo otro fenómeno más cercano a la naturaleza de los problemas europeos, a saber: baja natalidad, mayor ociosidad y hedonismo de la comunidad, alta inmigración y recelo por los mismos, y un Estado de Bienestar que al fin está mostrando las incosistencias de que se viva de prestado y con "prestigio prestado" de Alemania, Francia y otros.

España se parece más a Japón en lo que le sucede, salvando algunas diferencias, como por ejemplo que Europa tiene más tradición "movimientista" o sea política.

El camino no es "que se vayan todos" como quedo claro en Argentina con el regreso del "filo progresismo-populismo", ya veremos que sucede en 5 años más de distorsiones económicas. Sino que el camino es pedir que el Estado deje de entrometerse en la vida de la gente, defina "menos rumbos económicos", libere la creatividad y que pese menos su ingente necesidad de ingresos para sostener una estructura que, a veces, es innecesaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario