Follow by Email

jueves, 2 de febrero de 2012

Cuando los políticos piden "que les tengan fe"

Hay muchos políticos - gobernantes vernáculos que piden Fe (¿con mayúsculas o no?) ubicándose inconscientemente en una situación de superioridad frente a los ciudadanos.

Esto sucede porque como tienen una legitimidad popular auténtica creen que eso por sí solo les brinda cierto halo de pretor supremo.

Sin embargo, está claro que dicho sentimiento es fruto de la ausencia de instituciones arraigadas entre estas autoridades y los ciudadanos. Los pretores se expresan y mueven como si sólo gestionaran la cosa pública para quienes los votaron, y estos últimos no representan a la mayoría, sino una clase de mayoría estadística.

La ausencia de instituciones, de canales de comunicación, la falta de capacidad de los representantes, las reglas hechas a la medida de los gobernantes de turno, permiten que el pretor se confunda  y  amplifique la postura de visionario, del ungido.

Luego, la realidad lo vuelve a su lugar pero el daño ya está hecho. Los personalismo son la base de esta conducta "pretoriana", mientras que sus consecuencias son el clientelismo rastrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario