Follow by Email

miércoles, 6 de febrero de 2013

Mentime que me gusta

Titula el periódico digital "la politica on line", palabras más, palabras menos, la siguiente noticia (?):
"Para llegar a un acuerdo con la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), el secretario de Comercio Interior encerró a sus representantes en un cuarto durante dos horas sin aire acondicionado y les advirtió que si no firmaban iba a tomar represalias. Además habría pedido revisar los celulares de todos los presentes cuando recibió un llamado de Coto."
La nota no deja de ser de "color", ya que en el siglo XXI tenemos un "super funcionario" que se sacrifica por la patria y que a fuerza de voluntad, asegura un control de precios durante 60 días.

Vamos por tres comentarios:

Primer comentario, ningún régimen político se sostiene únicamente a los gritos, o la "voluntad-de-algunos-voluntarios-pagos-muy-voluntaristas", sino de reglas claras para saber hacia dónde ir, o qué hacer. Si los empresarios saben que por 60 días, hipotéticamente, deben vender el mismo producto al mismo precios pero con costos crecientes, ¿qué hacen? producen menos.

Segundo comentario, la población, que tiene memoria, sea la abuela o el papá dice "yo recuerdo que al pobre Alfonsín le hicieron un 'golpe de mercado' y todo subió hasta las nubes; entonces me abastezco por las dudas de arvejas, leche en polvo y ananá en lata". Todos comienzan con la misma tónica, con resultados similares: menos oferta de productos (descartando mercados marginales).

Tercer, y último comentario, el "Mingo" Cavallo, a fines de 2001, estableció el corralito por 90 días para evitar la fuga de los preciados verdes. ¡Aha! y al día 91, ¿de qué nos disfrazamos?. Es decir, 90 días pensando a qué hora ir a hacer la fila para comprar/sacar dólares. Llegado el día 91, una nueva medida que tiende a profundizar, enrarecer y entorpecer el normal desenvolvimiento del mercado diario nos ¿sorprende?, cuando en realidad ¿esperabamos? la normalización.

Aún deberíamos estar aún lejos de lo que se denomina síndrome del "pato rengo", pero es la sensación cada vez más acuciante que deja trascender la actual gestión de gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario